Los efectos secundarios graves de las vacunas anticovid son muy raros

noticias79

Los efectos secundarios graves de las vacunas anticovid son muy raros

A raíz de que la aplicación de la vacuna contra Covid-19 comienza esta semana en Australia, muchas personas todavía tienen preguntas sobre la seguridad de las mismas, tanto a corto como a largo plazo.

Expertos en vacunas atienden estas preocupaciones para The conversation todo el tiempo y afirman que es normal tener preguntas al respecto.

La buena noticia es que los científicos ya han estado probando las vacunas contra Covid-19 durante meses. Para empezar, los efectos secundarios graves son muy, muy raros. Y, junto con lo que sabemos acerca de las vacunas anteriores, si se van a producir efectos secundarios, por lo general suceden unos meses después de recibir la vacuna.

Esta es la razón por la que los reguladores médicos internacionales, incluida la Administración de Productos Terapéuticos (TGA) de Australia, requieren los primeros meses de datos de seguridad antes de aprobar nuevas vacunas. Esto, además de la información proveniente de los receptores de la vacuna en el hemisferio norte, brinda la confianza de que las vacunas Covid-19 son seguras.

De hecho, la mayoría de los efectos secundarios ocurren durante el primer o segundo día. Y la mayoría de estos son leves, como dolor en el lugar de la inyección, fatiga o fiebre, que son signos de que su sistema inmunológico está desarrollando una respuesta contra aquello contra lo que ha sido vacunado.

Desde diciembre, más de 200 millones de personas han recibido al menos una dosis de la vacuna Covid-19 en todo el mundo, más que el número total de personas infectadas con el virus (112 millones).

Dada la gran cantidad de vacunas administradas hasta la fecha, ya se habrían detectado efectos secundarios comunes, poco comunes y raros. Además, se han estado probando estas vacunas en ensayos clínicos desde mediados de 2020, y tanto las vacunas Pfizer como AstraZeneca han mostrado excelentes resultados de seguridad.

También se ha visto a algunas personas plantear preocupaciones en línea sobre las vacunas de ARNm, como la vacuna Pfizer-BioNTech, que es una tecnología “nueva”. El ARNm (o ARN “mensajero”) se encuentra en todas las células vivas. El ARNm es un mensaje que le dice a las células cómo producir proteínas que desencadenan la respuesta inmune dentro del cuerpo. Esa respuesta inmune es la que protege contra la infección si una persona está expuesta al virus.

El ARNm no es lo mismo que el ADN (sus genes) y no puede combinarse con nuestro ADN para cambiar nuestro código genético. Las vacunas de ARNm no afectan ni interactúan con el ADN de ninguna manera. Por lo tanto, podemos estar seguros de que estas vacunas no alterarán el ADN a largo plazo.

Además, la verificación de la seguridad de las vacunas no se detiene solo después de que se hayan registrado para su uso. Una vez que se ha introducido una vacuna, el monitoreo continuo de su seguridad es una parte crucial del proceso de desarrollo de la vacuna.

Australia tiene un sistema sólido para este seguimiento continuo. El sistema se estableció para detectar cualquier efecto secundario inesperado de las vacunas (si ocurren) y garantizar que se investiguen de inmediato. Este tipo de control es una práctica estándar en Australia para las vacunas.

Los datos sobre la vacunación Covid-19 recopilados en estos sistemas de vigilancia se publicarán semanalmente en el sitio web de TGA. Esto debería tranquilizar a los australianos de que si hay un nuevo efecto secundario grave, se sabrá, se comunicará y se actuará rápidamente.

La retirada de las vacunas tras su introducción en la población general es un acontecimiento muy raro.

En los Estados Unidos, una vacuna contra el rotavirus llamada Rotashield provocó un pequeño aumento en la cantidad de bloqueos del intestino delgado. Esto provocó su retirada a finales de la década de 1990. En Australia, en 2010 se identificó un mayor riesgo de convulsiones febriles en niños pequeños después de una vacuna específica contra la influenza. Posteriormente, se retiró de su uso en ese grupo de edad y ahora se aplica con una vacuna contra la influenza diferente y más segura. Esta vacuna ya no está disponible en Australia y posteriormente se reformuló.

Ambos efectos secundarios se observaron a las pocas semanas de la vacunación.

Ahora han mejorado los sistemas de monitoreo en Australia para detectar efectos secundarios tan graves incluso antes, en la población general después de los ensayos clínicos, que hace una década.

Vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19

Los efectos secundarios esperados de la vacuna Pfizer se han informado a partir de ensayos en los que participaron aproximadamente 43,000 personas de 16 años o más de EU, Argentina, Brasil y Sudáfrica. La mitad de los participantes recibió la vacuna Pfizer y la otra mitad recibió un placebo. Y como parte de los lanzamientos de la vacuna Covid-19 en todo el mundo, millones de personas ya han recibido este biológico desde diciembre, lo que significa que ahora tenemos datos de seguridad tanto de ensayos clínicos como de dos meses de vacunación en el “mundo real”.

Para aquellos que recibieron esta vacuna en los grandes ensayos clínicos que comenzaron en julio de 2020, alrededor del 80% informó dolor en el lugar de la inyección. Otros efectos secundarios comunes incluyeron fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, dolor en las articulaciones y fiebre.

Estos se informaron con mayor frecuencia uno o dos días después del día de la vacunación y, por lo general, sólo duraron alrededor de un día. Si bien algunos receptores de la vacuna pueden necesitar un día libre de trabajo debido a algunos de estos efectos secundarios, esto no indica que la vacuna no sea segura.

En los ensayos, no se observaron diferencias en la tasa de efectos secundarios graves entre la vacuna Pfizer y el placebo. Al principio del programa de EU, se notificaron 21 casos de anafilaxia, una reacción alérgica grave en todo el cuerpo. Se estima que la anafilaxia ocurre a una tasa de 11 de cada millón de receptores (0,0011%) de la vacuna Pfizer Covid-19. La mayoría ocurrió en 15 minutos y todos los pacientes se recuperaron. Es por eso que es una buena idea permanecer en la clínica de vacunas hasta 15 minutos después de la vacunación para que se pueda brindar tratamiento y atención si es necesario.

Otra preocupación surgió en enero, después de la muerte de 30 pacientes ancianos muy frágiles en Noruega después de recibir la vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19. Pero la investigación realizada por el regulador europeo concluyó que estos no estaban relacionados con la vacuna, sino con las condiciones subyacentes presentes antes de la vacunación.

Vacuna Oxford-AstraZeneca Covid-19

Esta vacuna se ha probado en ensayos en curso con alrededor de 55,000 participantes del Reino Unido, Brasil, Sudáfrica y Estados Unidos. Aproximadamente la mitad recibió la vacuna Oxford-AstraZeneca y la mitad un placebo. Ya se han administrado millones de dosis entre la población general, particularmente en el Reino Unido.

Los datos de cuatro ensayos clínicos que comenzaron en abril de 2020 en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica, muestran que los efectos secundarios más comunes fueron dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular. Al igual que con la vacuna Pfizer, no hubo diferencias en la tasa de efectos secundarios graves informados de la vacuna en comparación con el placebo.

Solo el 0.7% de los participantes (79 personas) de los cuatro ensayos clínicos que recibieron la vacuna Oxford-AstraZeneca informaron un efecto secundario grave después de recibir al menos una dosis, en comparación con el 0.8% (89 personas) de los del grupo placebo. No se han identificado problemas de seguridad adicionales desde que comenzó el programa de vacunación en el Reino Unido.

Dado que los países continúan monitoreando a quienes han recibido vacunas, debemos estar seguros de que hasta ahora no se han detectado problemas de seguridad importantes por efectos secundarios graves. Con millones de personas vacunadas ya, nuestra confianza en la seguridad de las vacunas Covid-19 es muy alta.

En Australia, e internacionalmente, se cuenta con sistemas sólidos para monitorear continuamente la seguridad de las vacunas, lo que garantiza que todos puedan disfrutar de la protección que las vacunas Covid-19 están diseñadas para brindar.