Aprendiendo a Convivir, herramienta para cuidar la salud emocional de niñas y niños

Noticias79

Aprendiendo a Convivir, herramienta para cuidar la salud emocional de niñas y niños

La Coordinación de Delegados e Institutos Desconcentrados, a través del programa Tejiendo Comunidades de Paz, opera en coordinación con la Unidad de Servicios para la Educación Básica del Estado de Querétaro (USEBEQ), el programa “Aprendiendo a Convivir” que busca hacer un diagnóstico de la situación emocional que viven docentes y alumnos en escuelas primarias públicas y privadas, además de brindarles herramientas para mejorar y entender estas situaciones, informó Daniel Rodríguez Parada, Coordinador de Institutos Desconcentrados.

Aprendiendo a Convivir atiende hoy a 3 mil 300 docentes, con 109 mil alumnas y alumnos de 371 escuelas primarias públicas a través de seis libros que contienen una guía didáctica.

El Coordinador de Tejiendo Comunidades de Paz, David Castro Nieto, explicó que este programa se creó en coordinación con psicólogos y pedagogos buscando promover la sana convivencia y la cultura de paz, a través de la formación en valores y la educación psicoemocional de las y los alumnos. Cuenta además con un sistema de evaluación para medir las habilidades psicoemocionales que adquieran las y los niños, además de conocer el aprovechamiento de las y los docentes.

«Hoy resulta una herramienta fundamental y muy importante porque hay cambios de comportamientos, cambios de hábitos en nuestras niñas y niños, en las familias, este libro viene a ser una buena herramienta para poder trabajar estos temas», dijo.

Antes de iniciar con las actividades del libro, las y los alumnos contestaron un cuestionario en septiembre de 2020, el cual reveló datos importantes como que el 56.1 por ciento de los menores casi nunca manifiesta sus emociones con algún familiar; 4 de cada 10 creen que los sentimientos y emociones de los demás son imperceptibles para ellas y ellos; 4 de cada 10 consideran que no es realmente necesario mantener un ambiente de paz; y el 40 por ciento mencionaron que no se sienten satisfechos con su persona.