Maduro de Venezuela afirma barrido de elecciones boicoteadas

Noticias79mx

Maduro de Venezuela afirma barrido de elecciones boicoteadas

(AP) – La alianza política del presidente venezolano Nicolás Maduro reclamó el lunes una gran victoria en las elecciones al Congreso boicoteadas por los políticos de oposición más influyentes y ampliamente criticadas internacionalmente por ser fraudulentas.

La victoria le da a Maduro el control de la última rama importante del gobierno fuera de su alcance. Se desarrolla en los últimos días de la administración Trump, que deja el cargo con Maduro firmemente arraigado a pesar de sus esfuerzos por lograr su partida a través de la diplomacia y las sanciones.

“Hemos recuperado la Asamblea Nacional con el voto mayoritario del pueblo venezolano”, dijo Maduro en un discurso televisado. “Es una gran victoria sin duda para la democracia”.

El Partido Socialista Unido de Venezuela de Maduro y los partidos aliados obtuvieron el 67% de los escaños en la Asamblea Nacional en las elecciones del domingo, dijo Indira Alfonzo, presidenta del Consejo Nacional Electoral de Venezuela. Solo el 31% de los 20 millones de votantes registrados participaron en las elecciones, dijo.

La Asamblea Nacional ha sido dirigida por el político respaldado por Estados Unidos Juan Guaidó, quien ha presionado para derrocar a Maduro durante casi dos años y poner fin a la crisis cada vez más profunda de Venezuela. Está respaldado por Washington y decenas de naciones que consideran ilegítima la presidencia de Maduro.

Sin embargo, el resultado de las elecciones parece debilitar tanto a Maduro, acusado de supervisar un voto fijo, como a Guaidó, cuyo derecho legal a la presidencia depende de su papel como jefe de la Asamblea Nacional, mientras que su propia popularidad se desvanece después de no poder derrocar a Maduro.

El boicot de la oposición surge de un fallo de la Corte Suprema de este año que nombra una nueva comisión electoral, que incluye a tres miembros que han sido sancionados por Estados Unidos y Canadá, sin la participación del Congreso liderado por la oposición, como exige la ley.

El tribunal también eliminó el liderazgo de tres partidos de la oposición, incluido el de Guaidó, y nombró nuevos líderes que la oposición acusa de conspirar para apoyar a Maduro.

Un pequeño número de partidos de oposición no asociados con Guaidó han dialogado con el gobierno y participado en las elecciones. Los críticos dicen que esto permitió a Maduro mantener la apariencia de un concurso válido.

Maduro hizo campaña a favor de los candidatos de su partido, incluidos su hijo y su esposa, prometiendo finalmente silenciar a la oposición de derecha, a la que acusa de incitar a protestas callejeras violentas e invitar a sanciones estadounidenses.

La elección se produce en medio de la incertidumbre sobre el inminente cambio de administración estadounidense. Al igual que el presidente saliente Donald Trump, el presidente electo Joe Biden ha llamado a Maduro un “dictador”, aunque no está claro qué enfoque adoptará ante la crisis de Venezuela.

A pesar de la agitación política de Venezuela, la votación se llevó a cabo sin problemas aparentes en Caracas, donde los lugares de votación fueron operados por miembros de la milicia civil y soldados armados junto con trabajadores electorales.

Mientras un ligero flujo de votantes ingresaba a las urnas, largas filas de conductores en Caracas esperaban para repostar sus autos mientras la nación rica en petróleo luchaba por producir gasolina para satisfacer las demandas nacionales.

El movimiento de oposición de Guaidó está celebrando su propio referéndum durante varios días inmediatamente después de las elecciones. Preguntará a los venezolanos si quieren poner fin al gobierno de Maduro y celebrar nuevas elecciones presidenciales.

“Aunque no puedo prometer una solución mágica hoy, puedo decirte con certeza y seguridad: no estás solo. No nos rendiremos ”, dijo Guaidó en un mensaje de video. “Vamos a darlo todo hasta que ganemos”.

Las encuestas indican que ni Maduro ni Guaidó son populares entre los venezolanos en un momento en que la crisis económica y política de la nación se está profundizando a pesar de tener las reservas de petróleo más grandes del mundo.

Karol Terán, enfermera y madre soltera que se dirigía al trabajo en Caracas, dijo que no votó porque no tendría ningún impacto. La elección está controlada, dijo.

“No tengo ganas de perder el tiempo, dándoles la oportunidad a estas personas, así que simplemente no voto”, dijo. “Estamos cansados ​​de todo esto. Estoy cansado de todo esto. No es fácil.”

Todavía estaba considerando la posibilidad de participar en el referéndum de la oposición.

Más de 5 millones de personas han huido del país en los últimos años, la migración más grande del mundo después de la de Siria devastada por la guerra. El Fondo Monetario Internacional proyecta una caída del 25% este año en el PIB de Venezuela, mientras que la hiperinflación disminuye el valor de su moneda, el bolívar, que ahora vale menos de una millonésima de dólar en el mercado libre.

Maduro, el sucesor del fallecido presidente Hugo Chávez, ganó un segundo mandato en 2018. Pero sus adversarios políticos y decenas de naciones, incluido Estados Unidos, rechazan su legitimidad, alegando que la votación fue manipulada y que sus rivales más populares fueron prohibidos. .

Guaidó, de 37 años, prometió derrocar a Maduro, de 58 años, a principios del año pasado, basando su reclamo a la presidencia interina en su liderazgo de la Asamblea Nacional, cuyo mandato termina legalmente a principios de enero según la Constitución.

La administración Trump y otros países lideraron el apoyo a Guaidó y han dicho que continuarán apoyándolo en ausencia de lo que consideran elecciones justas.

Washington ha golpeado a Maduro y sus aliados políticos con sanciones, y el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha acusado a Maduro de “narcoterrorista”, ofreciendo una recompensa de 15 millones de dólares por su arresto.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que las elecciones del domingo fueron fraudulentas.

“Los resultados anunciados por el régimen ilegítimo de Maduro no reflejarán la voluntad del pueblo venezolano”, dijo en Twitter. “Lo que está sucediendo hoy es un fraude y una farsa, no una elección”.

Organismos internacionales como la Unión Europea se han negado a enviar observadores a las elecciones del domingo, diciendo que no existen las condiciones para un proceso democrático.

El gobierno de Maduro invitó a observadores internacionales comprensivos, los expresidentes Evo Morales de Bolivia y Rafael Correa de Ecuador. Otros incluyeron un grupo de hombres que se identificaron como legisladores turcos.

En un lugar de votación en Chacao, un bastión de la oposición en Caracas, Luisa Fermín, de 68 años, gritó a los observadores, calificando la elección como “teatral” que no validaría con su voto.

“Hay niños que no van a la escuela porque tienen hambre”, dijo Fermín. “Hay madres que mandan descalzas a sus hijos a la escuela porque no tienen dinero para comprar zapatos”.