Funcionarios estadounidenses vinculan a Irán con correos electrónicos destinados a intimidar a los votantes

Noticias79mx

Funcionarios estadounidenses vinculan a Irán con correos electrónicos destinados a intimidar a los votantes

 (AP) – Funcionarios estadounidenses han acusado a Irán de estar detrás de una oleada de correos electrónicos amenazantes pero falsos enviados a votantes demócratas en múltiples estados de batalla en un esfuerzo tardío para influir en la opinión pública e interferir en las elecciones presidenciales.

Supuestamente de grupos pro-Trump de extrema derecha como los Proud Boys, los correos electrónicos falsos aparentemente tenían como objetivo intimidar a los votantes. John Ratcliffe, director de inteligencia nacional del gobierno, dijo que el objetivo era dañar al presidente Donald Trump en la contienda contra el demócrata Joe Biden, aunque no dio más detalles sobre cómo.

Una posibilidad es que los mensajes podrían haber tenido la intención de alinear a Trump en la mente de los votantes con los Proud Boys después de que fue criticado por no denunciar de manera inequívoca al grupo durante el primer debate presidencial.

Los funcionarios de correos electrónicos amenazantes no presentaron evidencia específica de cómo llegaron a identificar a Irán, pero las actividades atribuidas a Teherán marcarían una escalada significativa para un país que algunos expertos en ciberseguridad consideran como un jugador de segunda categoría en el espionaje en línea. El anuncio se hizo el miércoles por la noche en una conferencia de prensa convocada apresuradamente 13 días antes de las elecciones .

Las acusaciones subrayaron la preocupación del gobierno de los Estados Unidos por los esfuerzos de países extranjeros para influir en las elecciones mediante la difusión de información falsa destinada a reprimir la participación de los votantes y socavar la confianza estadounidense en la votación. Tales intentos directos de influir en la opinión pública se asocian más comúnmente con Moscú, que realizó una campaña encubierta en las redes sociales en 2016 con el objetivo de sembrar la discordia y está interfiriendo nuevamente este año, pero la idea de que Irán podría ser responsable sugiere que esas tácticas han sido adoptadas por otras naciones también.

“Estas acciones son intentos desesperados de adversarios desesperados”, dijo Ratcliffe, quien, junto con el director del FBI, Christopher Wray, insistió en que Estados Unidos impondría costos a cualquier país extranjero que interfiera en las elecciones estadounidenses de 2020 y que la integridad de la votación sigue siendo sólida. .

“Debe estar seguro de que su voto cuenta”, dijo Wray. “Las afirmaciones tempranas y no verificadas de lo contrario deben verse con una buena dosis de escepticismo”.

Los dos funcionarios criticaron a Rusia e Irán por haber obtenido información de registro de votantes, aunque a veces esos datos son fácilmente accesibles y no hubo ninguna acusación de que ningún país hubiera pirateado una base de datos o hubiera alterado los recuentos de votos. Irán envió correos electrónicos falsos diseñados para intimidar a los votantes y sembrar disturbios y también distribuyó un video que sugería falsamente que los votantes podrían emitir votos fraudulentos desde el extranjero, dijo Ratcliffe.

Wray y Ratcliffe no describieron los correos electrónicos vinculados a Irán, pero funcionarios familiarizados con el asunto dijeron que Estados Unidos ha vinculado a Teherán con mensajes que los votantes demócratas en varios estados, incluida Alaska y lugares de campo de batalla como Florida, han recibido. Los correos electrónicos pretendían ser falsamente del grupo de extrema derecha Proud Boys y advirtieron que “iremos tras ustedes” si los destinatarios no votaron por Trump. Un investigador de seguridad que examinó docenas de correos electrónicos.

No sería la primera vez que la administración Trump dice que Teherán está trabajando en contra del presidente republicano.

Una evaluación de inteligencia publicada en agosto dijo: “Irán busca socavar las instituciones democráticas de Estados Unidos, al presidente Trump, y dividir al país antes de las elecciones de 2020”. Dijo que el país probablemente continuaría enfocándose en “difundir desinformación en las redes sociales y recircular contenido anti-estadounidense”.

Un portavoz de la misión de Irán ante las Naciones Unidas, Alireza Miryousefi, negó que Teherán tuviera algo que ver con la supuesta intimidación de los votantes.

“A diferencia de Estados Unidos, Irán no interfiere en las elecciones de otros países”, escribió Miryousefi en Twitter. “El mundo ha sido testigo de los intentos públicos desesperados de Estados Unidos de cuestionar el resultado de sus propias elecciones al más alto nivel”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán convocó al embajador suizo el jueves por las acusaciones. La Embajada de Suiza ha supervisado los intereses de Estados Unidos en Teherán desde las secuelas de la crisis de los rehenes de 1979.

“La República Islámica de Irán, aunque rechaza las acusaciones y los informes falsos, vuelve a enfatizar que no hay diferencia para Teherán sobre qué candidato va a la Casa Blanca”, dijo el ministerio en un comunicado.

Trump, hablando en un mitin en Carolina del Norte, no hizo referencia al anuncio, pero repitió una afirmación familiar de campaña de que Irán se opone a su reelección. Prometió que si gana otro mandato llegará rápidamente a un nuevo acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.

“Irán no quiere dejarme ganar. China no quiere dejarme ganar ”, dijo Trump. “La primera llamada que recibiré después de que ganemos, la primera llamada que recibiré será de Irán diciendo: ‘Hagamos un trato'”.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el representante Adam Schiff, presidente demócrata del comité de inteligencia de la Cámara, dijeron que las amenazas “inquietantes” afectan al corazón del derecho al voto.

“No podemos permitir que los esfuerzos de intimidación o interferencia de los votantes, ya sean nacionales o extranjeros, silencian las voces de los votantes y les quiten ese derecho”, dijeron en un comunicado.

Si bien se sabe que los piratas informáticos rusos respaldados por el estado se infiltraron en la infraestructura electoral de EE. UU. En 2016, no hay evidencia de que Irán lo haya hecho alguna vez, y no estaba claro cómo los funcionarios pudieron identificar a Irán tan rápidamente.

La operación representó algo así como un cambio en las operaciones cibernéticas para Irán, que por primera vez en la historia buscaba socavar la confianza de los votantes. Las operaciones anteriores de Irán han sido principalmente propaganda y espionaje.

Un importante analista de ciberamenazas, John Hultquist de FireEye, dijo que el sorprendente desarrollo marcó “un cambio fundamental en nuestra comprensión de la voluntad de Irán de interferir en el proceso democrático. Si bien muchas de sus operaciones se han centrado en promover la propaganda en pos de los intereses de Irán, este incidente está claramente destinado a socavar la confianza de los votantes “.

La operación de intimidación de votantes aparentemente utilizó direcciones de correo electrónico obtenidas de las listas estatales de registro de votantes, que incluyen la afiliación a un partido y direcciones de casa y pueden incluir direcciones de correo electrónico y números de teléfono. Luego, esas direcciones se utilizaron en una operación de spam dirigida aparentemente generalizada. Los remitentes afirmaron que sabrían por qué candidato estaba votando el destinatario en las elecciones del 3 de noviembre, para las cuales está en curso la votación anticipada.

Los funcionarios federales han advertido durante mucho tiempo sobre la posibilidad de este tipo de operación, ya que tales listas de registro no son difíciles de obtener.

“Estos correos electrónicos están destinados a intimidar y socavar la confianza de los votantes estadounidenses en nuestras elecciones”, tuiteó Christopher Krebs, el principal funcionario de seguridad electoral del Departamento de Seguridad Nacional, el martes por la noche después de que aparecieron los primeros informes de los correos electrónicos.

Bajak informó desde Boston. Los escritores de Associated Press Christina A. Cassidy en Atlanta; Michael Balsamo, Colleen Long y Zeke Miller en Washington; Amir Vahdat en Teherán, Irán; y Jon Gambrell en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, contribuyeron.