Mexicanos nominados al Oscar por «Sound of metal»

noticias79

Mexicanos nominados al Oscar por «Sound of metal»

México está representado una vez más en los próximos Oscar. Tres talentosos mexicanos destacaron entre los nominados de la próxima ceremonia de la Academia dentro de la categoría a Mejor Sonido por su participación en la producción original de Amazon Studios, ‘Sound of Metal’.

Michelle Couttolenc, Jaime Baskcht y Carlos Cortés son el equipo de mexicanos nominados en esta categoría. Los tres compiten con otras importantes producciones en esta misma terna como ‘Soul’ de Disney, ‘Greyhound’ de Apple TV+ y ‘Mank’ de Netflix.

Los nominados tienen altas probabilidades de ganar en la próxima entrega de los premios de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos, la cual se llevará a cabo el próximo 25 de abril en la ciudad de Los Ángeles. 

Todos y cada uno de ellos son importantes figuras en la industria. Colaboraciones en grandes producciones nacionales y extranjeras avalan su talento que hoy los pone en la mira para poder obtener el Oscar a Mejor Sonido. 

‘Sound of metal’, la cinta por la que están nominados, es una producción original de Amazon Studios disponible en el catálogo de Amazon Prime Video, la cual narra la vida Ruben, un baterista que de un momento a otro pierde la audición. Aferrándose a no perder la prima directiva en su vida, el protagonista experimenta intensos momentos que lo llevarán al límite.

La mezcla de sonido es una de las partes más importantes de las películas. En ‘Sound of Metal’ los mexicanos hicieron un trabajo excepcional, acercándonos a las vibraciones que una persona percibe cuando pierde la audición, mientras acompañamos el viaje del protagonista entre silencios y beats de la batería. 

Falta cada vez menos para conocer si los mexicanos Michelle Couttolenc, Jaime Baskcht y Carlos Cortés se mostrarán victoriosos en los próximos Oscar. Este año ellos representan el orgullo y talento nacional presente en la premiación más importante del cine.

fuente: forbes