El animatronic Baby Yoda regresa a México

noticias79

El animatronic Baby Yoda regresa a México

Baby Yoda se convirtió en el personaje más entrañable en ‘The Mandalorian. Ésta es una de las series más exitosas de Disney+;en mucho, la popularidad del tierno personaje colaboró para ello.

Por esta razón se han presentado distintas figuras de colección referentes a los personajes que intervienen en el título perteneciente a la saga de ‘Star Wars’Es así el caso del nuevo lanzamiento de Hasbro, firma que trae de vuelta a ‘The Child’, nombre real de Baby Yoda.

El motivo del regreso se debe a que se convirtió en el juguete más exitoso de 2020 para la firma estadounidense. Sin embargo, esta vez vuelve con renovadas características, funciones y mejoras.

La figura inspirada en el personaje tiene el nombre de Galactic Snackin’ Grogu’ y es una versión más grande que la anterior. Ahora su tamaño creció a los 23 centímetros de altura y tiene otras novedosas características que sorprenderán a los fans y coleccionistas.

Por ejemplo, integra movimientos en ambos brazos, al igual que la boca para que le des de comer. Cabe recordar que los hábitos alimenticios de este pequeño fueron un tema controversial durante la segunda temporada de ‘The Mandalorian’.

Asimismo, realiza 40 combinaciones de sonidos acompañados con movimientos, que sirven —entre otras cosas— para pedirte que lo cargues. Además, lleva incluidos diversos accesorios como un bol con tentáculos, una cuchara, una galleta y la perilla de cambio que tanto le gusta.

Al colocar estos accesorios en su mano la figura reacciona automáticamente. Incluso, puede activar la Fuerza con sus dos manos, gesto inspirado en las escenas de la serie.

Por supuesto, la nueva figura mantiene el inconfundible color verde que caracteriza al personaje de Baby Yoda en ‘The Mandalorian’, al igual que su vestimenta en color café. Este animatronic ya está disponible en México a través de una preventa que se desarrolla en Amazon y Epic Land.

Más adelante se podrá encontrar en otros sitios y tiendas departamentales.

fuente: forbes