Los primeros Lakers de LeBron, “muertos” por los rumores

Los primeros Lakers de LeBron, “muertos” por los rumores

La transición entre los Lakers de Kobe Bryant y los Lakers de LeBron James, las dos plantillas interconectadas por Anillos que se han ganado para la franquicia de púrpura y oro con una década de diferencia, fue tortuosa. El jugoso contrato de Bryant dejó sin mucho margen de maniobra a la gerencia para reforzar la plantilla en su día y esas dos temporadas desde su adiós, la 2016/17 y la 2017/18, fueron terribles. Llegaron jugadores jóvenes con los que ilusionarse antes de que James aceptara unirse al proyecto hace dos años. Es ahí donde se vio a ‘The King’ fuera de los playoffs por primera vez en más de una década. La situación no era fácil.

Brandon Ingram, Lonzo Ball, Kyle Kuzma y Josh Hart eran los cuatro jóvenes de futuro con los que se armaron. Cada uno, con una función diferente. Parecía que eran la clave sumándose al fichaje de LeBron, pero la unión no funcionó. De todos ellos sólo Kuzma permanece en el equipo, ya que el traspaso de Anthony Davis llevó a los otros tres directos a los Pelicans.

Ingram, en una entrevista con su compañero J.J. Redick en el podcast The Old Man And The Three, ha señalado cuál cree él que fue uno de los problemas en la temporada 2018/19, ya con LeBron pero en una tesitura en la que terminaron 10º de la Conferencia Oeste con un balance de 37-45: los continuos rumores de traspaso. “Cuando te despiertas y ves tu nombre en Twitter… A algunos de los otros chicos les gusta mucho Twitter, les gusta buscar su nombre en el buscador y leer lo que hay. Sé que a ellos les estaba machacando, estaban muertos”, aseguró.

Ingram se refiere a ejemplos como el de Hart, que más tarde dijo que se había enterado antes por redes sociales que por su agente del traspaso a NOLA. El alero de Carolina del Norte afirmó, además, que en lo que a él respectaba tenía que encerrarse en el gimnasio, con rutinas preparadas para intentar evadirse de lo que se hablaba. “No había nada de energía en los entrenamientos”, agregó.

Se intentó un megatraspaso para concretarse antes de que cerrara el mercado en febrero, pero Demps se mantuvo inamovible pese a la gran oferta de Johnson (acabando ambos en la calle meses después) y hubo que esperar hasta verano para ver el acuerdo fructificar finalmente.

La historia ya se conoce: los Lakers acabaron con Anthony Davis en sus filas y con el 17º campeonato en sus vitrinas el pasado octubre, mientras que Brandon Ingram logró llegar al All-Star en su primer año con los Pelicans gracias a los 23,8 puntos que promedió la pasada campaña.

INFO:AS,COM